top of page

Columna de: Elizabeth Kassis

Y EL BORDADO SE CONVIRTIÓ EN TRABAJO

Es un nuevo despertar aquí en Kassa. Siento el aroma del café recién hecho y los sonidos de la vida en Belén, Palestina, empiezan a inundar mis oídos.

Ayer, al principio de la calle de la Estrella, vi una veintena de tiendas de souvenir y productos de artesanía típicos. El recuerdo de estas tiendas me llama y decido ir luego del desayuno.

Tallas en madera de olivo con figuras religiosas o no, cajitas de nácar con una elaborada manufactura, coloridos kufiyes o pañuelos palestinos (que se han transformado mundialmente en un símbolo de la resistencia) aunque a mí me gusta el tradicional blanco con negro, objetos de cerámica pintada en vivos colores provenientes de Hebrón todo hecho a mano y pieza por pieza y carteras y bolsos de cuero natural con el verdadero y fuerte olor a cuero entre muchas otras bellas cosas. Sin embargo, lo que más llama siempre mi atención son los monederos o carteritas tipo clutches bordadas a mano. Estos objetos hacen que instantáneamente mi mente vuelva en el tiempo. Me imaginé (o tal vez vi en mi memoria recuerdos de vidas pasadas) familias reunidas tomando té o café, conversando y contando historias mientras sus mujeres bordaban hábilmente delicadas prendas de ropa.

www.kassahotels.com

Instagram @elizabeth.kassis



Fotografía: Elias Halabi


9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

LED STUDIO

bottom of page