top of page

SOLEDAD JOHNSON

A veces, dudamos al incorporar color a nuestros espacios porque sabemos que es un campo ilimitado para encender emociones y recuerdos, pero, si logramos identificar el propósito que buscamos en la intervención de ese ambiente, el camino a su definición será como un juego intuitivo, tal como lo hacíamos siendo niños.

El color tiene un valor expresivo, evoca respuestas sensoriales, experiencias personales e incluso nuestras raíces culturales pueden influir en la forma en que reaccionamos a él, ¡no todos sentimos igual!






1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page